Obra de teatro infantil: Don German y sus marionetas traviesas

Don German y sus marionetas traviesas

Titulo: Don German y sus marionetas traviesas
Autor: Cesar de León E.
Personajes: Don German, Titino, Micha
Categoría:

Obra de teatro infantil

Narrador: Don German, un titiritero ya entrado en años, un viejo que con el tiempo había quedado solo en su vida, y que tenia el oficio de crear marionetas, títeres y muñecos, que para el significaban algo así como su familia. Afuera de su casa había montado un pequeño teatro para dar funciones con sus dos marionetas que mas quería, y que el consideraba “sus hijos” esos dos los había bautizado como “Titino” y “Micha” y su función se llamaba las títeres traviesos, después de cada evento que realizaba, se ponía a platicar con ellos sin tener respuesta alguna, y se quedaba dormido en su sofá, soñando con la familia que nunca llego a tener jamas.

Don Germán: Ahora si mis pequeños hijos, el show de hoy, estuvo concurrido, muchos padres de familia vinieron con sus hijos  a verlos actuar, Titino de dejo con Micha para que platiquen, que yo ya tengo sueño y me voy descansar.

Narrador: Y así Don Germán cansado por el trabajo que había tenido durante el día, se quedo dormido, ahí es cuando las marionetas empezaron a cobrar vida.

Titino: Micha como vez a nuestro padre, quisiera hablarle y decirle cuanto lo amo, que ya no se preocupe por el evento y que nosotros dos podemos con el show, ya que nos lo sabemos de memoria.

Micha: Sabes que si nos llega a escuchar, nuestro padre se podría poner mal, y enfermar, el nos creo de un pedazo de madera, a los dos, pero parte de su corazón fue lo que nos dio vida y el amor que nos tiene.

Titino: Creo que exageras hermana mía, nada le daría mas gusto a Don Germán, que vernos con vida y hablando, y creo que el día de mañana, lo voy a hacer, antes de que comience el show, para que sepa que nosotros también podemos hacer reír a los niños.

Micha: Tengo miedo, Titino, que nuestro padre de la impresión, la vaya a pasar algo malo, pero al igual que tu, veo a nuestro padre cada día mas cansado y sin hablar con nadie, entonces te apoyo mi hermano, mañana sera el gran día y le hablaremos, antes de que empiece la función.

Don German el titiritero

Narrador: Y así llego la función del día siguiente, y Don Germán tomo a sus “marionetas traviesas” para ponerlos en el pequeño escenario, pero al subir para empezar a mover a las marionetas, noto que las cuerdas estaban cortadas y que “Titino y Micha” empezaron el show sin el, ante la mirada atónita de Don Germán, viendo a sus pequeñas creaciones hablando y moviendo se solas, llevando mejor la función y haciendo reír mas a chicos y grandes, quedo en estado de shock, y unos minutos mas tarde las lagrimas empezaron a correr en sus mejillas.

Narrador: Horas mas tarde ya dentro de su casa, Don Germán aun pensativo por lo que había visto, se puso a platicar con sus “hijos”

Titino: Padre mio, es tanto tu amor y tu cariño, que nos diste la chispa de la vida.

Micha: Si padre, y como no queremos que estés solo, nos decidimos a hacer lo que hicimos, aun con el miedo de que algo te pasara.

Don German: Ya decia yo, que todas esas travesuras de esconderme las herramientas, no eran parte de mi vejez, eran ustedes mis “Marionetas traviesas” las que me jugaban bromas, gracias le doy a dios y a la vida, para verlos hablar, y que me permita un tiempo de vida mas, para seguir platicando con ustedes, por mucho tiempo mas.

Narrador: Desde ese día, Don Germán y sus Marionetas Traviesas, son de los mas solicitados espectáculos de marionetas y títeres, en esa gran ciudad, pero nadie a excepción de Don Germán sabe el secreto de que sus marionetas tienen vida propia y así se van a quedar.

 

 

 

Cuento infantil El orgullo y la ira

Cuento infantil El orgullo y la ira

 

Titulo: El orgullo y la ira

Autor:

Personajes: Orgullo, Ira

Categoría: Cuento infantil

Cuento infantil de dos personajes

La Ira y el Orgullo eran dos buenos amigos, los cuales se pasaban juntos casi todo el rato, incluso tenían amigos en común y sus padres se conocían entre sí.

Orgullo e Ira, se querían mucho, suficiente como para soportarse el uno al otro, pero de vez en cuando peleaban, pues Orgullo nunca estaba dispuesto a perder la razón y la Ira, por su naturaleza, se volvía loca cuando le reprochaban cosas sin sentido.

Una vez, Orgullo e Ira planearon un viaje a un sitio muy frío, un lugar donde era difícil vivir ya que no había prácticamente nada de gente y los árboles se estremecían con lo gélidos vientos que corrían. En este viaje, nuestros compañeros decidieron que iban a estar solos los dos, pues querían demostrar a los demás amigos (En especial a Envidia y Conformismo) que si estaban en la capacidad de realizar esta travesía sólo con la ayuda del otro.

Cuento infantil El orgullo y la ira camino de dos vias

El viaje comenzó muy bien, Ira estaba tranquila y trataba de colaborar en lo que podía, Orgullo conocía el territorio e iba a la cabeza, pero todo se volvió tenso e incómodo cuando llegaron a un punto conocido como “Camino Doble” en el cual debían decidir si iban por la derecha o izquierda, sin conseguir apenas diferencia entre ambos sitios, pero resultó que Ira deseaba ir por la derecha y Orgullo quería ir por la izquierda.

Esto los llevó a pelear de manera muy fuerte, ya que ninguno de los dos estaba dispuesto a ir por un lugar diferente al cual tenía en su mente. Por supuesto Orgullo, estaba muy seguro de su decisión, y aunque Ira no lo estaba tanto –por no conocer el territorio- se fue por el lado contrario del camino solamente por la molestia que cargaba encima de que Orgullo no le hubiese hecho caso.

El resultado de todo esto fue que ambos se perdieron en el camino, ya que Orgullo no tenía un mapa e Ira, por supuesto, no sabía ni dónde estaba parada.

Esto nos deja como lección que cuando dos buenos amigos, como Ira y Orgullo se dejan llevar por sus instintos, pueden verse en situaciones bastantes difíciles y que lo mejor que podemos hacer es dialogar, sin perder el respeto ni nuestra postura. La charla, la conversación y la tolerancia son muy importantes para las relaciones.

Esta historia termina, con que ambos, luego de largas horas perdidos debido a que necesitaban la ayuda del otro, se decidieron a volver al sitio donde se había separado. Sin saber que allí, se encontraría el otro esperando.

Ira y Orgullo volvieron tranquilos a sus casas, sin contarle a nadie lo sucedido, pero se pusieron el objetivo de volver de nuevo a este territorio frío e inhóspito, esta vez, sin pelear. Y vaya que lo lograron.

 

Beatriz y sus 2 padres

Titulo: Beatriz y sus 2 padres

Autor: Cesar de León

Personajes: Beatriz, Don Manuel, Don Benicio

Categoría:

Obra de teatro de 3 personajes

Narrador: La historia comienza haya por los años 70´s, cuando tener un hijo fuera del matrimonio, era un hecho lamentable, para todas las familias de clase media en las ciudades de la provincia de México.

Beatriz y sus 2 padres

Don Benicio: Ya vio que en esa canasta que esta afuera del convento, se mueve algo

Don Manuel: Ya vi, mi estimado hermano, y la lluvia parece que esta por llegar

Don Benicio: Vamos a tocar con las monjitas, para que salgan por lo que les dejaron afuera del convento, quizás son algunos cachorritos, que dejaron y si las monjas no salen, de frió se pueden morir.

Narrador: Tocando con todas sus fuerzas, los hermanos se empezaron a cansar, cuando de pronto el grito de un recién nacido, se empezó a escuchar.

Don Manuel: Es un bebe, y la lluvia ya empezó, Benicio toma al bebe y llevémonos la canasta.

Narrador: Los hermanos, tomaron al bebe, y llegando a su casa, descubrieron a la mas hermosa niña que sus ojos hubieran visto.

Don Benicio: Ahora si, ni como llevarla con las monjas del monasterio, nos van a investigar, que te parece mi hermano si la podemos nosotros criar.

Don Manuel: Esta niña me ha robado el corazón, tiene un grito muy agudo, que ha cautivado a un servidor, compremos leche, para poderla alimentar, sera como nuestra hija y como nuestra madre Beatriz se va a llamar.

Narrador: Pasaron los años y esa pequeña bebe, se convirtió en una hermosa señorita, pero la duda siempre la embargo, el no tener la presencia maternal, nunca a su madre conoció.

Beatriz: Padres míos, nunca les reprochare, ustedes me cuidaron como nadie, pero a mi madre quisiera conocer.

Don Manuel: Eso no se va a poder, mi amada hija, el que no conozcas a tu madre, es un mandato divino, así lo quiso dios.

Beatriz: !!!Pero que tiene que ver dios en esto¡¡¡ (Replico)

Don Benicio: No tendrás madre, pero tienes a dos viejos que te quieren como nadie, no cuentas con el amor de madre, pero dios recompensa y te dio el amor de dos viejos, que te adoran bastante.

Beatriz: Mis queridos viejos, tienen toda la razon, dios no me dio una madre, como a todas mis amigas, pero me premio con el amor de dos padres como ustedes.

Don Benicio: Hijita mia, te criamos con todo nuestro amor, tu madre tuvo sus razones, para dejarte en donde te encontramos Manuel y yo.

Beatriz y sus 2 padres

Don Manuel: Si hija mía, no juzgues nunca a nadie, sin conocer la razón, no sabemos por lo que tu madre en esa ocasión paso, lo mejor es agradecerle, porque algunas mujeres ni a sus bebes tienen, y ella te tuvo y te dejo en adopción.

Beatriz: Si mi padres del alma, quizás nunca la llegue a conocer, pero la vida me premio con el cariño y amor, de dos padres a los que siempre voy a querer.

Cuento infantil: El niño que quería estar solo

Cuento infantil: El niño que quería estar solo

Titulo: El niño que quería estar solo

Autor: Cesar de León

Personajes: Pedro, Mama, Papa, Trollingo,

Categoría:

Cuento infantil

Pedro era un niño caprichoso, al que nada le faltaba y el cual por mucho tiempo había estado equivocadamente criado, niño que no tenia respeto a sus padres, los cuales por mucho tiempo hacían sacrificios, todo con el único fin de satisfacer todos los caprichos de su hijo.

Un día en uno de sus tan seguidos desplantes, les grito a sus padres que no los soportaba y que deseaba estar solo, con todo su corazón, solo, ya que no los soportaba.

Al día siguiente, al despertar, no vio por ningún lado a nadie, curioso salio a la calle y vio que estaba solo, su deseo se había cumplido.

Al principio, alegre por hacer lo que quería, todo le parecía un juego, hacia travesuras que sus padres no lo dejaban hacer, comía todo el dulce que quería y sin algún cuidado, siguió por horas, hasta que se canso.

Al día siguiente, al despertar de su cama, y pensando que todo había sido solo un sueño, se levanto, solo para confirmar su soledad, ya no era tan bonito estar solo, la aventura se convertía en pesadilla.

Empezando a llorar, no sabia porque le pasaba eso a el, cuando en la esquina de su recamara, unas palabras escucho: ” tu lo pediste”.

Cuento infantil: El niño que quería estar solo

!Papa¡ grito Pedro con todas sus fuerzas, de la oscuridad del rincón, salio un troll, solo para decirle que sus deseos se habían cumplido.

Ya no quiero estar solo, gritaba Pedro, y entre llantos en la alfombra que estaba en el suelo se quedo dormido, algunas horas pasaron, y trollingo que así se llamaba el troll, se le acerco y le dijo: Sabes que cuando alguien desea algo con tanta vehemencia, como cuando lo deseaste tu, en algunas ocasiones se te puede llegar a conceder.

!Perdón¡ grito Pedro, no sabia lo valioso que son mis padres hasta que ya no los tuve.

Podría revertir el deseo tuyo de estar solo Pedro, dijo Trollingo, pero este solo se concede, cuando es verdadero y ansiado, como tu deseo original.

Claro, dijo Pedro, ya no quiero estar solo, y entre sollozos, se volvió a dormir.

Al día siguiente, se levanto pensando que aun estaba solo, bajando a la cocina de su casa, vio cocinar a mama, y corriendo se lanzo a abrazarla.

Hijo mio, que te sucede, ¿Quieres comer?

Si madre mía, comento Pedro, te quiero mucho y quiero cambiar, ¿en que labor de la casa te puedo ayudar?

Claro hijo mio, vete a la calle a la basura tirar, y espera a tu padre que fue a traer las bolsas del mandado, para que le ayudes a bajar.

Cuento infantil: El niño que quería estar solo

Y así el cambio de actitud de Pedro, fue notándose cada vez mas, y al anochecer y acostarse para dormir, comento: no se si lo que paso fue un sueño, pesadilla o algo real, pero a mis padres con mis acciones y amor, los voy a honrar y a ayudar.

Del rincón oscuro, una voz se volvió a escuchar, era la voz de Trollingo, que le dijo: No fue un sueño Pedro, fue real, y esta vez es la ultima que me vas a escuchar.

Y Pedro su palabra cumplió, y a sus padres toda la vida ayudo.

Moraleja: No sabemos lo que tenemos, hasta que lo perdemos, cuida y honra a tus padres, que no son eternos.

Obra de teatro: Moni la muñeca de trapo

Obra de teatro: Moni la muñeca de trapo

Titulo: Moni la muñeca de trapo
Autor: Cesar de León E.
Personajes: Monse, Milly, la abuela, Sra. Mayela, Sra Malena Iracheta, Sr. Manuel Iracheta, Moni (la muñeca de trapo)
Categoría:

Obra de teatro corta

Narrador: Moni la muñeca de trapo, que había sido uno de los regalos mas preciados de Monse, esto por parte de sus padres, cuando aun era una niña. Esa muñeca era y seguía siendo un presente muy querido.

Como cada año, la familia de Monse se preparaba para regalar cosas a una casa hogar, en las festividades decembrinas, esto con el fin de que los niños tuvieran algo en navidad, en ese preciso momento, la madre de Monse, mando a su hija a un mandado con su abuela que vivía a la siguiente cuadra de su casa, y por asares del destino, la muchacha que les ayudaba con los quehaceres del hogar, sin querer, incluyo la muñeca de monse que por un descuido cayo en las cajas destinadas a la casa hogar.

Acto 1

Monse: Bueno abuelita, me gusto mucho la merienda, pero me tengo que retirar a mi casa

Abuelita: Claro mi hijita, que estés bien ten mucho cuidado al cruzar la calle, recuerda de antes de cruzar ver para los dos lados de la calle.

Monse: Abuela, si ya tengo 12 años, ya no soy una niña jajaja

Abuelita: Para mi y para tus padres, siempre seras una niña, mi niña…

Narrador: Aunque Monse, ya tenia suficiente edad, era una etapa de la vida de las damas, en la cual ni son niñas ni adolescentes, y aun estaba apegada a todas las posesiones, y mas a la muñeca de trapo que había llamado Moni. Mientras Monse, había estado con su abuela, la muchacha que les ayudaba con las labores del hogar, por equivocación había metido la muñeca de trapo entre todas las cosas que mandarían a la casa hogar, para regalos a los mas desprotegidos, y sin saber que su muñeca estaba dentro de las cajas, llegaron a la casa hogar para entregar los regalos y ropa a los niños, que no recibían nada en navidad.

Acto 2

Sra. Mayela: Señores Iracheta, muy agradecida estamos en la casa hogar, y claro también los niños, de los regalos que año con año nos traen a nuestra casa, les quiero contar un caso excepcional, y que se trata de la ultima niña que recibimos en la casa hogar, la cual se llama Milly y desde que llego, no había emitido palabra alguna, pero al recibir la muñeca de trapo su semblante cambio.

Monse: De cual muñeca hablan mama? que quiero ver a la niña, y si esta feliz por nuestros regalos, alegría me va a dar

Mama Malena: No se de que muñeca hablan hija mía, yo no incluí ninguna muñeca de trapo, eran puros juguetes para niños de tu hermano mayor, que el ya no quería.

Monse: Solo  espero que no sea mi muñeca de trapo Moni, porque es la que mas quiero y que esa en ningún momento les dije que ya no la quería, espero que por una equivocación no la hayan incluido en las cajas de juguetes.

Sra Mayela: Miren señores Iracheta, precisamente ahí viene la niña de cual les hablo, su nombre es Milly, ya hasta nombre le dio a la muñeca, la bautizo como Moni

Narrador: En ese momento, paso una niña hermosa, de ojos tristes, pero que se notaba que le estaba cambiando el semblante, esa niña de no mas de 6 años de edad, la cual había llegado a la casa hogar, y de la cual nunca supieron de sus familiares. Los padres de Monse, al ver la muñeca de trapo de su hija, no sabían que hacer, por un lado la tristeza de su hija y por otro lado la alegría de esa niña.

Obra de teatro: Moni la muñeca de trapo

Acto 3

Monse: !Esa es mi muñeca¡ esa no va con todas las cosas de la caja, presta niña, que no es tuya, equivocadamente la metieron entre todas las cosas .

Milly: Regresa me a Moni, ella me quiere mas a mi…

Monse: ¿Como sabes que se llama Moni? si no te conocíamos a ti, ¿como supiste que así le puse a mi muñeca?

Milly: Ella me habla, me dijo que esta feliz conmigo, que su antigua dueña ya no jugaba con ella, su nombre es Monse y dice Moni que conmigo se quiere quedar.

Monse: !Es una muñeca de trapo¡ !Ella no habla¡

Milly: Dice que cuando eras de mi edad, a ti también te hablaba y que con el paso del tiempo, dejaste de escucharla.

Narrador: Los padres de Monse a lo lejos, veían la discusión de las niñas, y el papa de Monse el Sr. Manuel Iracheta, se lanzo a la tienda de juguetes mas cercana a comprar una muñeca de trapo, pero nueva.

Acto 4

Sra Mayela: Milly esa muñeca equivocadamente llego a tus brazos, regresa la a su dueña y te regalaran otra mas bonita y nueva.

Sr. Manuel: Aquí te tengo una muñeca mejor, que también puedes ponerle Moni si así lo deseas, es nueva y mas bonita que esa vieja muñeca de trapo que es de mi hija.

Sra Malena: Si querida Milly, esa muñeca, es mejor y es toda tuya, nadie te la podrá quitar.

Milly: Les regreso a Moni la muñeca de trapo, y llévense la nueva muñeca que esa no la quiero yo.

Narrador: Entonces la familia Iracheta, a su casa en silencio regreso, dando una regañada a la empleada, por el problema en que los metió, así quedo todo, y pasaron los días, y el teléfono sonó, era la Sra Mayela, les pidió que se presentaran a la casa hogar, con carácter de urgencia, lo que a la familia Iracheta alarmo.

Acto 5

Sra Malena: Que paso Sra Mayela, que su llamada nos asusto.

Sr. Manuel: Si Sra Mayela, díganos que fue lo que paso.

Sra Mayela: Señores mios, Milly desde aquel día que la muñeca regreso, nunca mas hablo, ha estado muy triste y sin querer comer, por días hasta que su organismo no aguanto, y ahora se encuentra en coma, lo que a mi me angustio.

Sra Malena: Por dios, que nos debió de hablar antes, que ahora mismo con mi hija hablare, para que le regrese a la muñeca de trapo a la niña.

Sr. Manuel: No se porque se habrá vuelto un problema esa muñeca de trapo que ni me acuerdo de donde salio, hace ya tantos años que no recuerdo, quien me la dio.

Sra Monse: Esperemos que Monse entienda la gravedad de la situación, que se tiente el alma al explicarle y el corazón.

Narrador: que se encontraba en la casa de su abuela, con su muñeca en brazos, cuando vio a sus padres llegar, presintiendo lo que pasaría, con su muñeca se fue a encerrar, los papas por mas que insistieron y rogaron, no lograron que su muñeca de trapo entregara. Pensando que lo mejor para su hija, era pasar la noche con su abuela, de ahí se retiraron, y al notar que sus papas se fueron, del cuarto salio.

Obra de teatro: Moni la muñeca de trapo

Acto 6

Monse: Abuela, porque tengo que despedirme de mi presente mas preciado, a Moni la muñeca de trapo, que mucho tiempo paso conmigo, no la quiero fuera de mi lado.

Abuela: Hija mía, esa muñeca ya en tu tiempo te hizo feliz, acuéstate temprano y habla con tu muñeca para que te despidas de ella, que a esa niña la haría mas feliz que a ti.

Monse: Gracias abuelita, me voy a mi recamara a dormir, hablare con mi muñeca para despedirme de ella.

Narrador: Y asi Monse a su recamara partió, con la muñeca en los brazos , de nombre Moni a su lado hablando se quedo.

Acto 7

Moni: Hola Monse ¿ como estas?

Monse: ¿Estoy soñando? ¿esto es verdad?

Moni: Siempre hablamos cuando eras pequeña, pero cuando empezaste a crecer, me dejaste de escuchar, ahora con tu corazón lastimado, algo paso, que me volviste a oír.

Monse: No lo recordaba hasta que ahora que me dices, dime que hago, que sabes cuanto es mi amor por ti y no te quería dejar ir.

Moni: Tu a mi no me necesitas mas, el tiempo que pasamos juntas no se te olvidara jamas, ahora tengo que ir con Milly que ella malita esta.

Monse: Esta bien Moni, mañana yo misma te llevo a la casa hogar, junto con mis padres vamos a ir a ese lugar, espero que Milly se pueda recuperar.

Moni: Si Monse, ahora abrázame por ultima vez, recordemos dormidas lo que hacíamos en el tiempo pasado, que recuerdo como si fuera ayer.

Monse: En mis sueñas y en mis pensamientos siempre estarás, ahora a dormir que mañana te vas.

Narrador: Y asi quedaron dormidas, y al día siguiente Monse al despertar, quiso hablar con Moni sin poderlo lograr, salio de su casa, despidiendo se de su abuela, muy feliz a su casa se fue, y al comunicarle a sus padres, al hospital se fueron, con la muñeca de trapo.

Obra de teatro: Moni la muñeca de trapo

Acto 8

Monse: Vamos con Milly, que a Moni le quiero regalar, espero que ella me quiera perdonar.

Sra Mayela: Ya hable con la Sra. Mayela y nos espera en el hospital, al parecer al darle la noticia a Milly, empezo a reaccionar.

Monse: Moni hablo conmigo, y me hizo recapacitar, no recuerdo si fue un sueño o fue en la vida real, lo que si se, que con sus palabras me hizo reaccionar.

Sr. Manuel: Lo que haya sido, habla de tu buen corazón, hija mía eres un orgullo para tus padres, te lo digo con mucho amor.

Monse: Gracias padres, ahora vamos sin parar, que a Milly no quiero hacer esperar.

Narrador: Y al hospital llegaron, Milly milagrosamente ya había despertado, comiendo y con buen semblante, a la espera de su muñeca de trapo.

Obra de teatro: Moni la muñeca de trapo

Acto 9

Monse: Milly aquí te entrego mi tesoro mas preciado, cuídala mucho y se que te hará compañía.

Milly: Dice Moni, que ayer hablo contigo, que no fue un sueño y que ella también te quiere mucho.

Monse: Gracias Milly, ahora tienes a una amiga en mi, y vendré seguido a conocer de ti.

Milly: Adiós Monse,tienes mi corazón,  esto de parte mía y de Moni también.

Narrador: Y así las niñas una amistad que se volvió hermandad empezaron, al paso del tiempo, esto motivo a los Señores Iracheta a pedir a Milly en adopción, lo que empezó como una amistad en hermanas termino.

Moraleja: Si entregas lo que no quieres o lo que te sobra, no es caridad, es una limosna, debes de desprenderte de lo que quieres y lograras una hermandad.

Mia la perra guía que ayuda a su madre ciega

Mia la perra guía que ayuda a su madre ciega

Titulo: Mia la perra guía que ayuda a su madre ciega
Autor: Cesar de León E.
Personajes: Mia (la perra guía), Mika (la perra héroe)
Categoría: Obras de teatro cortas

Narrador: Mia, perra de gran estampa, desde que era un cachorro se le notaba que seria una perra fina, todo gracias a la que era su madre, Mika una perra que trabajaba a las ordenes del ejercito, entrenada para la localización de artefactos explosivos, Mika fue la mejor perra en su batallón, esto hasta que una bomba que exploto la dejo ciega, y al borde de la muerte. Mia la cachorra, había sido entrenada para ayudar a todos los retirados del ejercito, como perro guía o como se le conoce: perro lazarillo, al ver como había regresado su progenitora, la empezo a visitar y con eso le inyecto animo a su mama.

Acto 1

Mia: Madre mía, que bueno que al fin regresaste, te extrañe mucho.

Mika: Hija mía, ya nada sera lo mismo, ya no le serviré a mi amo, y creo que me sacrificaran, por mi ceguera, a nadie podre ayudar.

Mia: No madre, tu serviste a tu nación y te condecoraran como a un héroe, eso te lo puedo asegurar.

Mika: Mia, me inyectas ánimos para seguir adelante, y así seguiré, esto hasta que mi amo, así lo decida.

Mia: Si madre, recuerda que tu eres una heroína y seras recordada así, esto por todas las vidas humanas que salvaste

Mika: Gracias, espero que los humanos piensen igual que tu, y me agradezcan el sacrificio que hice por ellos, por el cual quede malherida y ciega, hasta el borde de la muerte.

Mia la perra guía que ayuda a su madre ciega

Narrador: Así pasaron los días y cuando el can estuvo en mejores condiciones, le hicieron una mención honorifica, junto con algunos otros perros y humanos, a los cuales habían hecho actos heroicos, dándole una medalla al honor y valor, con esto la perra su animo levanto.

Acto 2

Mia: Tenia razón, madre mía eres un héroe de la nación

Mika: Lastima que no vea, para agradecer a la gente, y con esta ceguera, ni los escalones puedo bajar sin la ayuda humana.

Mia: Recuerda madre, que yo guió a los humanos que como tu, tienen ceguera,

Mika: ¿Podrías llevarme a mi casa?

Mia la perra guía que ayuda a su madre ciega

Narrador: Delante de toda la audiencia, en el certamen de la mención honorifica al valor, Mia le quito de las manos suavemente al amo de su madre,  la correa con la cual llevaban a Mika, lo cual causo una gran expectación, con esta acción, muchas personas se levantaron, con lagrimas en los ojos, aplaudieron despidiendo al par de canes, que iban rumbo al hogar.

Acto 3

Mia: ¡Mama! Parece que al guiarte por el camino, causo gran expectación y alegría a todos los presentes, si me lo permites te guiare todo lo que me quede de vida, para ir por el camino toda la vida.

Mika: Gracias mi hija, tu seras mis ojos de aquí en adelante,  y tu seras mi heroína.

Moraleja: A veces los animales, nos ponen el ejemplo de como deberíamos portarnos en la vida los seres humanos.

Lucy la luciérnaga que le tenia miedo a la oscuridad

Lucy la luciérnaga que le tenia miedo a la oscuridadTitulo: Lucy la luciérnaga que le tenia miedo a la oscuridad

Autor: Cesar de León E.

Personajes: Lucy (la tierna luciérnaga), Luz(mama de Lucy), Tartan(la araña)

Categoría: Obras de teatro cortas

Narrador: Nada tan espectacular como ver una escena en donde todas las luciérnagas, estén postradas en un árbol al amparo de la noche, una de esas luciérnagas era Luz, una luciérnaga que por mucho tiempo quiso tener el primogénito, para enseñarle todo lo que ella conocía, al paso del tiempo logro tener una pequeña y tierna hija que nombro Lucy, y a la cual por mucho tiempo trato de enseñarle todo lo que ella conocía, pero por mas que trataba, no lograba hacerla salir en las noches oscuras.

Acto 1

Luz: Vamos hija mía, que ya te he dado mucho tiempo, la noche es bella y oscura, especial para nosotras.

Lucy: No mama, no me hagas salir, sabes que le temo a la noche y mas cuando es muy oscura.

Luz: Es el colmo niña malcriada, si la noche oscura es para nuestra especie, lo que para los peces el agua, lo que pasa es que le tienes miedo a la noche, pero para eso tenemos nuestra propia luz.

Lucy: Si mama, pero tu sabes que aun no puedo emitir luz alguna, ya que mi miedo a la noche, hizo que me bloqueara.

Luz: Tienes solo una semana a partir de hoy, esto para empezar a emitir tu luz, si no te sacare yo misma, ya que no te puedes pasar la vida entera en la casa, y con esto perderte la belleza de conocer a otras de tu especie, todas tus primas.

Lucy: Esta bien madre, tratare de concentrarme y de perder el miedo a lo desconocido

Lucy la luciérnaga que le tenia miedo a la oscuridad

Narrador: Entonces pasaron los días y cada vez estaba mas cerca la fecha limite que Luz le había dado a su tierna hija, la pequeña viendo que no podía aun emitir luz de su cola, un día salio sin avisarle a su madre, con rumbo a el árbol del cual tanto le hablaba su madre.

Acto 2

Lucy: Iré al árbol, para ver y conocer a mis primas como emiten su propia luz, les pediré consejos, y con esto hacer sentir orgullosa a mi madre.

Narrador: Tal era su concentración en tratar de emitir por fin la luz en su cola, que nunca vio la enorme telaraña, esta estaba en el camino hacia el famoso árbol, pero que por no ir con su madre, no lo había evitado, quedando atrapada entre las redes de esa telaraña.

Tartan: Mira lo que me ha caído del cielo, y yo que ni hambre tengo… solo me alimento por las noches y ahora ni hambre tengo.

Lucy: No me coma señora araña, mira que salí defectuosa, mira que no puedo ni prender con la luz mi cola, y de seguro para ti soy poca cosa.

Tartan: Que me has sacado la sonrisa de mis labios, pequeña luciérnaga, y es por eso que te voy a dar una oportunidad, si logras prender tu cola con esos vistosos colores, tu vida vas a salvar.

Lucy: Gracias por tan enorme oportunidad, señora araña, precisamente me dirigía con mis primas, para aprender a emitir, la luz de la cola, por el miedo a la noche, estaba bloqueada, y ese temor, hacia que no me concentrara.

Tartan: Amiguita lucy, creo que así te llamas, tienes las horas contadas, si no prendes tu luz, en un tiempo mi pansa rugirá, y es entonces cuando te podre comer.

Lucy: Gracias señora tartan, ahora por favor déjeme a solas, para poder concentrarme, la soledad me ayudara, para poder salvarme.

Lucy la luciérnaga que le tenia miedo a la oscuridad

Narrador: Y así la araña tartan, a su madriguera a dormir se metió, y la pequeña lucy, su cola prender trato, cuando creía que su mala suerte estaba echada, y que nada podía ya hacer, una luz tenue empezó a prender, era la luz que le daba esperanzas de vida, cuando empezó a ver que de a poco la podía encender, pensó que su vida no terminaría, mientras tanto Luz la mama de Lucy, apenas había notado, la ausencia de su hija, y pensando que la había presionado mucho, al árbol se dirigió.

Acto 3

Tartan: Bien mi estimada amiga, veo que al fin aprendiste a emitir tu luz, lastima que eso no te va a ayudar, que el hambre, y los rugidos de mi pansa, dicen que te coma.

Lucy: Señora Tartan, su palabra me dio, que su palabra no vale, o no conoce el honor?

Tartan: El honor no lo conozco, pero al hambre si, lastima que te tenga que comer.

Lucy: Esta bien señora, es su naturaleza, solo quisiera ver de nuevo a mi madre, por ultima vez.

Lucy la luciérnaga que le tenia miedo a la oscuridad

Narrador: En eso estaba la araña, viendo a la luciérnaga, cuando la pequeña Lucy a su madre vio, con unas señales que emitía de su cola, a su madre llamo, entonces como pudo, Luz la libero, de las difíciles telarañas, la separo.

Acto 4

Luz: Tartan, ella es mi hija, y es solo una pequeña,

Tartan: Eso lo veo bien, y es muy valiente, todos en el lugar saben que soy vegetariana, y solo jugaba con ella, esto para que a ti con su luz te hablara y para que tu la salvaras, todo lo hice para que al fin una luciérnaga real fuera, sabes que navidad esta cerca y quiero que el árbol que esta aquí, con sus luces prendieran.

Luz: Ya lo sabia, solo que nunca le dije a Lucy que no te comería, eres una de las cosas con la que asustamos a nuestros hijos, y con eso ellos se animan, a emitir sus luces

Lucy: Entonces señora Tartan, usted nunca me comería?

Tartan: No mi tierna luciérnaga, esto que hice solo fue para asustarte y ayudarte a que emitieras tu luz, espero algún día me perdones, por lo que te hice pasar.

Lucy la luciérnaga que le tenia miedo a la oscuridad

Narrador: Desde entonces, camino al árbol, Lucy pasa todos los días saludando a la señora Araña, ahora su luz resplandece y sobresale todas las noches y es la envidia de todas las primas luciérnagas.

Moraleja: A veces el que creemos que es nuestro peor enemigo, es el que nos puede dar una lección, y aunque Luz, presionaba mucho a su hija en algo sirvió.