El caballero errante, en búsqueda de la felicidad

Título: El caballero errante, en búsqueda de la felicidad
Autor: Cesar de León Escobedo
Personajes: (4)Benjamín de Cervantes, Doncella Elena de Lugo, Ignacio de Garibay, Arturo de Lugo
Categoría: Obra de teatro

Narrador: Benjamín, un tipo de no más de 20 años, que a su corta edad ya era caballero, salió de su casa, para conocer su patria, sin saber bien que es lo que buscaba en realidad, le empezaron a conocer como el “Caballero errante”, ya que nunca duraba más de 3 días en un lugar, valiente como nadie, participaba en todos los eventos típicos de la era medieval, conocido por su valentía, había ganado a personas que fácilmente, le doblaban la edad.

 

Acto1

Benjamín de Cervantes: Buen día, hermosas doncellas, saben en donde hay una posada, en este bello lugar, mi caballo y yo necesitamos comida y un cálido lugar para descansar.

Doncella Elena de Lugo: Claro que sí, caballero, si gusta, yo lo puedo guiar, que llevo algunos víveres, enfrente de la posada, y me dirijo para allá.

Benjamín de Cervantes: -Quien hasta ese momento, no había notado la hermosura de la doncella, quedo estupefacto y enamorado en ese mismo lugar, le dijo- Gracias encantada dama, ¿su nombre cuál es?

Doncella Elena de Lugo: Mi nombre es Elena de Lugo, cual es el propósito de su visita a este lugar, ¿quizás viene a las justas a caballo? o ¿tan solo va de paso?

Benjamín de Cervantes: No duro mucho en un lugar, sin embargo, el día de hoy algo cambio, algo que ilumino mi alma, y que puede a mi vida cambiar.

Doncella Elena de Lugo: -Ruborizada, al saber que hablaba de ella, contesto- Lo veo en las justas que son el día de mañana en el cual también habrá combates de caballeros, quizás quiera participar.

Benjamín de Cervantes: -Quien no quería que el trayecto a la posada terminara, comento- El día de mañana le dedicare mi victoria, ya lo vera.

Narrador: Benjamín, quien por años, había viajado sin rumbo fijo, su vida dio un giro inesperado, el amor, ese día, a su corazón había llegado, para cambiar su vida que hasta ese día, no tenía sentido, ahora su existencia tenía un propósito y era el conquistar el corazón de esa bella doncella que había conocido, pero había un problema grande y es que a la doncella Elena de Lugo, su padre a un caballero local, su mano ya había prometido.caballero medieval errante

 

Acto 2

Benjamín de Cervantes: -Saliendo de la posada, rumbo al evento típico del lugar, se tropezó con un caballero, el cual iba acompañado de varias personas más,-No me fije por donde caminaba, le ofrezco una disculpa.

Ignacio de Garibay : -Ignacio de Garibay, era un tipo al que todo en la vida, se le había ofrecido en charola de plata, pedante, quiso humillar a Benjamín- Si será usted estúpido, o tiene alguna deficiencia visual, que no le permite ver, lo que frente a usted le espera?

Benjamín de Cervantes: Como le dije, iba distraído, y no le contesto como debería, porque voy de prisa al combate en evento del pueblo.

Ignacio de Garibay: Déjeme decirle, que al evento, solo caballeros en la justa pueden participar, pero con gusto le podría conseguir trabajo en los establos, o de escudero de alguno de los caballeros del lugar – Comento burlona e irónicamente.

Benjamín de Cervantes: Gracias amigo, no necesito de favores, y si por ahí anda más tarde, lo paso a saludar, con su permiso, caballeros, me retiro del lugar.

Narrador: Ignacio de Garibay al no contestar nada, después de la acertada respuesta de Benjamín de Cervantes, vio como sus compañeros empezaban a hablar, un odio sin sentido, empezaba a su alma a envenenar, y lo que vendría después, no lo podría imaginar, ese caballero que quiso humillar, a su prometida empezaba a cortejar.

justa medieval

 

Acto3

Arturo de Lugo: No te permito que hables con extraños, si bien me dijeron que ibas en compañía de un truhan, que no sabes que estas comprometida con Ignacio de Garibay, o ¿eres idiota y no lo quieres aceptar?

Doncella Elena de Lugo: Padre mío, no necesita hablarme de esa manera, la persona que acompañe, tan solo buscaba la posada del lugar, no veo delito, en conocer a alguien, ya que aún casada no estoy, aparte que a mí, Ignacio de Garibay nunca me ha caído bien, y yo le dije claramente, que con él, nunca me iba a casar.

Arturo de Lugo: No necesito tu aprobación, es mi decisión, que formes una familia con él, en esta casa mando yo, y mi palabra es ley

Doncella Elena de Lugo: Quizás, me vaya de la casa, sus palabras y sus acciones, no las puedo cambiar, pero solo tienen peso en su casa, no en mi vida personal.

Arturo de Lugo: Cuando una decisión tomo, nada ni nadie la puede cambiar, sabes que lo hago por tu bien, ya que yo no me he sentido bien, y algún día, te voy a tener que dejar, y prefiero que sea con el mejor partido del lugar

Doncella Elena de Lugo: ¿Y el amor? ¿En dónde quedan mis sentimientos?

Arturo de Lugo: El amor está sobrevalorado, ese sentimiento no te dará de comer, así que ya cámbiate, para ir a la justa, si no, nos la vamos a perder

Narrador: Y partieron rumbo al evento de ese medieval lugar, cuando llegaron, todos hablaban del misterioso caballero, que nadie conocía en el lugar, había ganado todos los eventos, en los que se podía participar, cuando llego la Doncella Elena de Lugo, sabía que era el caballero que un día antes, había conocido en la posada, su corazón se ilumino, cuando al pasar, el caballero se inclinó a saludar, el ultimo evento estaba por empezar, y era su prometido contra el que apenas unas horas antes había conocido.

 

Acto4

Ignacio de Garibay: Vaya, hasta que llego un digno rival, destápese la cara, que quiero que vea, quien en esta justa, le va a ganar.

Benjamín de Cervantes: Te dije, que nos volveríamos a ver, ahora solo y sin amigos que te ayuden, a ver si eres igual de valiente, que horas antes.

Ignacio de Garibay: No permitiré, que cualquier persona, participe en el evento destinado, solo para caballeros –En ese momento Benjamín de Cervantes le enseño el escudo real- era el príncipe de toda del reino y todos al ver el escudo, se inclinaron a saludar.

Benjamín de Cervantes: Te ganare, porque la bella doncella Elena de Lugo, llego para verme ganar

Ignacio de Garibay: No me importa quien seas, te voy a derrotar

Arturo de Lugo: Hija mía, ¿ese es el joven que conociste el día de ayer? – dijo en un tono halagador –

Doncella Elena de Lugo: Si padre, ya viste que el sapo truhan, en príncipe se volvió, veo que puedes cambiar tu decisión de que me case con Ignacio d Garibay ¿o no?

Arturo de Lugo: Claro hija mía, creo que mis palabras las malinterpretaste, primero está el amor.

Doncella Elena de Lugo: Si padre mío, seguro no entendí bien. – dijo en tono irónico –

Narrador: Y el combate empezó, Benjamín de Cervantes, todo lo gano, unos días después, su vida errante había terminado, con la bella Doncella Elena de Lugo, una vida había empezado, y a su castillo regreso, una princesa con el llego, y tiempo después, con su amada, muchos años reino.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment

Leer más
La niña de la escalera obra de teatro corta de 5 personajes

Titulo: La niña de la escalera Autor: Cesar de León E. Personajes: (5) Madre, Padrastro, Niño "A", Niño "B", Niña Categoría: Obra de teatro de...

Cerrar