Obra de teatro de 7 personajes, Amira la princesa sin reino y el genio de la lámpara

Título: Amira la princesa sin reino y el genio de la lámpara
Autor: Cesar Antonio de León Escobedo
Personajes: Amira, El gato Emogi, El Genio, El camello locuaz, El Zorro foxy,  El rey Alemejec, y la malvada hechicera Mahira
Categoría: Obra de teatro de 7 personajes

La mujer no pudo matar a la indefensa criatura, pero la dejo a un lado del río, para que la naturaleza se encargara de ella, pero la niña con tan buena suerte que tuvo, fue encontrada y criada, por un anciano que cuidaba ovejas, la niña al poco tiempo quedo sola y desamparada, por la muerte del que conocía como su padre, tan solo su gato salvaje de nombre Emogi, le hacía compañía y junto con él, emprendió el camino hacia el desierto.

Amira princesaActo 1

Amira: Mira Emogi, el día de hoy viajaremos hacia el reino del rey Alemejec, una señora en sueños me dijo que viajara hacia haya.

Emogi: Claro amira, pero deberías llevar suficientes provisiones, que el desierto tenemos que cruzar para llegar.

Amira: Lo se mi querida mascota y fiel amigo, llevo todo lo que necesitamos, conmigo.

Emogi: Espero no se te haya olvidado, esa rica comida a base de pescado, que tan rico sabe.

Amira: Claro que no Emogi, yo te cuidare y alimentare, durante el viaje.

Emogi: Gracias mi querida Amira, tengo la mejor de las suertes, al tenerte como amiga.

Amira: Con la venta de las ultimas ovejas, he comprado un camello en el pueblo, y aunque me dijo que estaba loco, tan solo espero me lleve por el desierto a mi destino.

Emogi: Así será amiga mía, y ese reino encontraras.

Narrador: Y así partieron, Amira, Emogi y locuaz el camello loco, pero el primer día en el desierto, una tolvanera encontraron, lo que hizo que perdieran la brújula y con esto el camino hacia el reino, caminando y terminándose las provisiones, a lo lejos vieron a un zorro que parecía bailar, era un pequeño que se quemaba los pies, por el sol incandescente, Amira, sin pensarlo dos veces, del camello se bajó, dándole la orden a Locuaz de no retirarse, al zorro salvo.

Acto 2

Foxy: Muchas gracias por salvarme de morir quemado, vengo huyendo de varios cazadores, que de mi hogar me han separado, de hoy en adelante Foxy está a tus pies, para ayudarte en lo que pueda, con gran placer.

Amira: Nada me tienes que agradecer, foxy, creo que tú en mi lugar, lo mismo habrías hecho.

Locuaz: Al fin nos vamos a ir, o se quedaran por siempre, platicando por ahí (Dijo locuaz, un poco enfadado).

Amira: Vayámonos mi estimado camello locuaz, que juntos los cuatro partiremos, al reino de Alemejec nos llevaras.

Emogi: Y ahora si te encargo que nos lleves por buen camino, camello flojo, que si noto que te desvías, mis garras en tu lomo encajo.

Locuaz: Ahora mismo, me iré mas rápido, y no porque te tenga miedo, gato chiflado, sino porque a lo lejos, vi algo que brillo, no sé si sea un oasis o el reflejo, pero hacia haya llegaremos, antes de que se ponga el sol.

Amira: Vamos amigos, juntos todos mis amigos, a descubrir el oasis perdido.

Narrador: Pero el espejismo, parecía no tener fin, las fuerzas de todos los amigos, parecían llegar a su fin, cuando de pronto el camello loco, se tropezó, he hizo caer a Amira, junta a una lámpara, que era lo que a lo lejos brillo.

 

Acto 3

Amira: ¿Esto era el oasis? –Le dijo al camello-.

Locuaz: Nunca me equivoco, creo que ya viejo estoy y te ofrezco una disculpa amiga mía.

Amira: No te preocupes Locuaz, no era reproche, tan solo te preguntaba por qué aun veo el espejismo o el oasis que está en el camino.

Locuaz: (Levantándose de nuevo y viendo al horizonte dijo) Tienes razón amiga, el olor a la brisa de las gotas, la siento en mi nariz, pero mis piernas no me responden, será hasta mañana, que ahora me tirare a dormir.

Foxy: A dormir, que el sol nos acaba, prendamos una fogata y comamos algo, para poder seguir por la mañana.

Emogi: Con que no me quieras comer a mi (Dijo en tono de broma).

Foxy: Ni aunque me muriera de hambre, me alimentaria de un costal de huesos como lo estas tu (Carcajeando).

Narrador: Y así comiendo y bromeando, se fueron quedando dormidos todos, excepto Amira, la cual no sabía qué hacer, de repente se recostó sobre su costado y la lámpara le estorbo, al tomarla con sus manos, una inscripción noto, en su lenguaje decía, frótame y te serviré durante 7 días, a lo que ella empezó a limpiar, del fuego salió un genio al cual se arrodillo y le dijo:

genio de la lampara

Acto 4

El Genio: A tus pies estoy, pídeme los deseos durante estos 7 días y te los concedo, amiga mía.

Amira: Dime por mi nombre que es Amira, así me dicen todos mis amigos, y si tú también quieres serlo, mi nombre me dirás.

El Genio: Amira, tus deseos son órdenes para mí, pero dime que te gusta, que deseas, que te lo voy a conceder.

Amira: Quiero que mañana, guíes a Locuaz, al oasis que el ve, para poder beber, el agua de dicho manantial.

El Genio: (quedando estupefacto y anonadado, por lo simple de su petición) No me queda más que obedecerte, Amiga mía, tus palabras son órdenes para mi.

Amira: Bueno que descanses Genio, yo ya me voy a dormir, mañana nos despiertas para partir.

Narrador: Y al despertar, lo que a lo lejos parecía un oasis, se empezó a acercar, era la magia del Genio, lo que guió a Locuaz, y al llegar, frutas y agua brotaban de dicho lugar, se alimentaron y bañaron todos incluido el Genio, el cual nunca le había tocado un amo como Amira, pero al ver el dije que ella en su cuello traía, supo toda la verdad, y le dijo:

Acto 5

El Genio: Tú vas al reino de Alemejec, es tu destino llegar ahí.

Amira: (Amira y todos sus amigos, quedaron extrañados, como el Genio sabía todo) Como es que sabes que me dirijo hacia haya, alguno de mis amigos, seguro te lo dijo o hablara dormido.

Locuaz: Yo hablo dormido, pero cuando ronco solo digo “Locuazz, Locuazz”, por eso mi apodo amiga, pero nunca me han dicho que hablo mas, cuando estoy dormido.

Emogi: Yo ni ronco, ni hablo, tan solo quedó dormido como un tronco.

Foxy: Yo también tengo el sueño muy pesado, amiga mía, pero nunca he hablado dormido.

Amira: Entonces seria yo, o el Genio tiene el poder de adivinar la mente jajaja.

El Genio: De todos es conocida, la leyenda de Amira la princesa sin reino, la cual fue separada al nacer, yo tengo el poder de hablar con los muertos y tu madre me lo acaba de decir, ella en sueños te pidió que fueras y que no te desprendieras de tu dije, que el rey Alemejec te reconocerá y princesa al fin serás.

Narrador: Después de saber toda la verdad, los amigos le pidieron que los guiara al reino, y a los pocos días, así fue, pero el Genio les advirtió, de lo malvada que era la Hechicera, de la cual se tenían que cuidar.

Acto 6

El Genio: Recuerden el nombre de Mahira, y no lo vayan a pronunciar, porque nadie en el reino lo tiene permitido.

Amira: Yo no le tengo miedo y con la ayuda de mis amigos, a mi padre veremos.

Locuaz: Yo te apoyo amiga mía, ahora necesitamos pedir una audiencia al rey.

Foxy: Pero como nos la darán, si somos tan solo unos animales y Amira una niña de no más de 10.

Emogi: Aquí es donde entrara, nuestro buen amigo el Genio, para la audiencia solicitar.

El Genio: Sabes que tus palabras son ordenes, pero te recuerdo que solo te quedan 3 días de deseos, si quieres te llevo a los aposentos del rey, directamente y con eso acabamos de una vez.

Amira: Claro que no, yo quiero que las cosas se hagan bien.

Narrador: Y así solicitaron la audiencia y al palacio llegaron, cuando les tocaba el turno la malvada hechicera hizo su aparición, queriendo arrebatar el dije, pero por el genio que se interpuso, no lo logro.

mahira hechicera

Acto 7

Amira: Rey Alemejec, a tus pies me pongo.

Rey Alemejec: Dime niña hermosa en que te puedo ayudar.

Amira: Estos son mis amigos y te los quiero presentar, mi nombre es Amira y creo que puedes reconocer este dije.

Rey Alemejec: (Con lágrimas en los ojos dijo) Tu madre desde sueños, hace días me lo ha avisado, no sabes tu ausencia lo mucho que me ha afectado.

Mahira: ¡¡Alemejec!! (Grito con autoridad) No te dejes engatusar, que solo tu riqueza buscara, ella no puede ser tu hija, ella murió hace mucho.

Amira: Mi padre me dijo que me había encontrado al lado de un rio y creo que la persona encargada de mi muerte, no tuvo el valor y me dejo a mi suerte.

Mahira (Maldiciendo el nombre de la partera) La voy a matar, mira que no terminar la encomienda de darte muerte como le ordene.

Amira: Yo no te deseo nada, y si el rey me quiere conocer aquí estoy, por el contrario yo no pido nada, el reino no me interesa.

Rey Alemejec: (Ya había pedido a sus guardias) llévense a la hechicera, que ya no cuenta con mi protección, desterrada de estas tierras quedas y si mi hija solicita la muerte, en la hoguera morirás.

Amira: No Rey, no busco dañar a nadie, tan solo te busque porque una linda mujer, en sueños se me aparecía, (Al voltear y ver una pintura de su madre dijo) es ella la que me lo pedía.

Rey Alemejec: Nadie se acuerda de ella, y sería difícil saber cuál de todas las pinturas es la que pertenece a tu madre, desde el día de hoy serás reconocida como mi hija, “Amira princesa del reino”

Narrador: Al otro día, el Genio tuvo que partir, tan solo le pidió a Amira, que lo dejara en el desierto, para ayudar al desvalido, y que más que un amo, ella se había hecho su amiga, para toda la vida, desde ese entonces el Rey y la princesa se hicieron los mejores amigos, junto con el gato, el zorro y el camello, lograron una amistad, como nunca se ha visto.

{ 3 comments… add one }

Leave a Comment

Leer más
La casa de la pelotita

Titulo:La casa de la pelotita Autor:Cesar de León E. Personajes: Don Pascual, La ama de llaves, el jardinero Categoría: Cuento de terror Don Pascual, una...

Cerrar