Fabula

Titulo: El pato y la lombriz
Autor: Cesar de León Escobedo
Personajes: (2) pato, lombriz
Categoría: Fabula infantil,

Quiero compartir con ustedes un cuento o fabula infantil, que me gusto mucho y que se lo cuento a mi hija, la cual le a encantado, por lo simple de la historia.

Se trata de un pequeño patito, que vivía con su mama y muchos hermanitos, a un lado del estanque de agua, el cual todos los días sin falta alguna, se iban a nadar, en búsqueda de comida.

El patito, que era el mas pequeño de todos sus hermanitos, siempre se quedaba, atrás lo cual hacia que por distracción en veces se perdiera, en muchas ocasiones la mama Pato, se había expuesto los peligros en los cuales podría llegar a caer, si no se daba prisa y seguía con el trayecto de la casa a el estanque.

Y el día, que tanto temía Mama pato, llego, el pequeño patito, del trayecto de casa a el estanque, el rumbo perdió, solo que ella al buscar comida, con sus demás hijos, ni cuenta se dio.

Y el pequeño patito, que se había perdido, solo y sin saber que hacer, a llorar por mucho tiempo, se le vio al atardecer, en eso por tantas lagrimas del patito, una lombriz a sus patas, noto, que casi se ahoga en un charco y saco.

Hola pequeña lombriz, te salve de que te ahogaras, espero que en recompensa me ayudes a encontrar a mi mama, a lo que la lombriz contesto, mi estimado patito, yo te ayudo a encontrar a tu mama, solo que no me estaba ahogando, en un pequeño charco de agua, si no en las lagrimas que te salen desde hace horas y que mi hogar inundo.

Ya no llores, te pido para que mi casa, se seque, lo que ahora te pido, es que te tranquilices y juegues conmigo, para que por fin, por un rato olvides.

En eso el patito un poco apenado, por lo que al fin se dio cuenta había hecho, sonrió por un rato y platicando con la lombriz, el tiempo se le paso.

En eso la mama, pato que había dejado a todas sus crías llego, agradecida con la lombriz, por cuidar de su hijo, las gracias le dio.

Esta es, solo una pequeña fabula de un cuento infantil, que a mi hija encanto, si quieres seguir leyendo, historias parecidas, entra aquí en el blog, y encontraras lo mas actual, en cuanto a cuentos de niños, se refiere.

Me encanta leer, esto viene de familia, herencia que le agradezco a mi madre, que siempre me inculco leer cuentos cuando era pequeño y ya de grande me gusto leer libros, de todo tipo de temática, en especial siempre me han gustado los temas de ciencia ficción y de terror.

Ahora con la magia que represente el Internet, el leer cualquier tema que a uno le guste, solo significa buscar en la red y existen muchos escritores que sin tener renombre, nos comparten cientos de historias, con las cuales se quieren dar a conocer.

Una en especial que acabo de leer es: la leyenda del niño del bote, una leyenda de terror que me gusto mucho y en la cual me inspire para realizar una fabula, aprovechando esta leyenda y que espero sea de su total agrado.

Fabula del niño con su bote

Un niño muy inteligente de nombre Raul, que veía que todas las cosas a su alrededor, cobraban vida, para hacerse su amigo, se había encariñado mucho con un bote que constantemente pateaba, cuando la frustración le llegaba a su vida, al platicar con todo y todos, siempre en su mente tenia amistades con quien pasar las largas horas en su hogar.

Pero ese bote que constantemente pateaba, nada mas no lo escuchaba, el bote se quejaba constantemente ya que el niño lo traía de un lado hacia el otro, sin parar; en su mente el se veía como un gran futbolista, pero la verdad es que la soledad, a temprana edad le había afectado mucho, a tal grado de ver en todas las cosas, cobrar vida.

Entonces el niño, niño le pregunto al bote, “¿porque tu nunca me contestas? y en esa ocasión el bote al fin le hablo, solo me pateas y no me quieres como a las demás cosas, no veía sentido platicar contigo, si al final de cuentas me seguirías lastimando.

Raul: disculpa botecito, nunca fue mi intención lastimarte, solo que a veces la frustración de esta soledad, me angustia y me quiero desquitar, te ofrezco una disculpa por el daño que te hice, y de aquí en adelante, no te volveré a patear.

Desde ese día, Raul y su bote se volvieron inseparables, a tal grado de siempre llevarlo consigo, el padre de Raul que por estar en sus negocios, nunca le puso atención a su hijo, al ver que platicaba con todo a su alrededor, empezó a darse cuenta de lo que su hijo tenia, una terrible soledad que empezaba causar estragos en la mente de su pequeño hijo.

Desde ese entonces, se prometió darle un tiempo de calidad a su pequeño primogénito, y empezó a quererlo como nunca, se volvió su mejor amigo y desde ese entonces el bote que era el mejor amigo de Raul, se volvió parte de la colección de cosas que tenia en la repisa, nunca mas volvió ha hablar con las cosas el pequeño Raul, pero tampoco las volvió a tratar mal.

Espero que esta pequeña Fabula del niño del bote, haya sido de su total agrado y que nos sigan visitando, que constantemente subiremos pequeñas fabulas con mensaje, para chicos y grandes.

El pastor cuidaba de su rebaño, con mucho recelo, todas su ovejas se cuidaban entre si para no ser victimas de ese hambriento depredador que deambulaba por las noches, queriéndose comer al rebaño completo de ovejas.

El pastor quedo con el patriarca del rebaño, que no se durmiera, por nada del mundo, que esa noche era luna llena, y los lobos estaban hambrientos y seguro irían a cazar a alguna indefensa oveja, ya tarde cuando todos se durmieran.

Quedándose atenta de todo lo que deambulaba la oveja que mandaba en el rebaño, se quiso quedar durante toda la noche, atenta a todo lo que pasara, y así dar aviso al pastor si ocurría algún problema.

Compañeras decía la oveja patriarca, si nos mantenemos unidas, el lobo no podrá entrar en el rebaño, yo estaré en vela por si llega por la noche, pero en cuanto avise, hacemos un frente común y no dejamos que se acerque.

Y como vaticino, el pastor, el lobo feroz llego pero por los consejos obtenidos, hicieron frente al lobo feroz, y este nunca pudo penetrar al rebaño, para así escoger a la oveja mas joven o mas vieja, la cual no le daría pelea.

Así el lobo feroz, se fue a su casa con hambre, y las ovejas entendieron que la unión hace la fuerza, y que a un animal inteligente se le gana con mas inteligencia, así no tuvieron que llorar la perdida de una de su especie y aprendieron la lección de como enfrentar lo desconocido, siendo unidas.